Dolor y Amor, las dos caras de la misma moneda

«Me dió un abrazo frío» , comentaba un paciente cuando intentabamos descubrir en terapia, cuál fue el desencadenante de una corriente de discursiones, ataques, y juicios de que se habían precipitado en su relación desde la última sesión. Justo hacía dos semanas, habían recordado las cualidades del otro/a que valoraban, y salieron de consulta con una sonrisa, esta semana había roto.

La pareja es un terreno complicado. Todos/as anhelamos ser amados/as y aceptados/as. Pero al mismo tiempo, el dolor es inevitable cuando surgen momentos de privación, soledad, decepción, daño, inseguridad y falta de sintonía.

Bailamos una danza de aproximación hacia la conexión, mientras que a veces rehuimos para protegernos a nosotros/as  mismos/as. Y es que, el dolor es inherente a las relaciones personales, pero dentro de las relaciones de pareja, es cuando se incrementa y se hace más vivo. Es con la pareja, dónde se encienden las emociones más intensas.

El dolor se activa de diferente manera en cada uno de nosotros/as. Esta bomba de relojería, puede explotar, ante una mirada, un comentario, e incluso el silencio. Pero, el origen de este dolor, no es mi pareja, sino los esquemas de relación.

Mi pareja, no es responsable de mi dolor, es el estímulo que lo desencadena. La causa son mis esquemas de relación

depresion-1

Este principio básico, puede parecer extraño, pero es de vital importancia para la gestión del dolor y el malestar en nuestra vida sentimental. Buscar la causa del malestar en mi pareja, la convierte en mi enemiga/a. Y son NUESTRAS CONDUCTAS, ante nuestro propio dolor (atacar, evitar, exigir, rendirse al otro/a) lo que convierte el espacio de conexión de la pareja, en un campo de batalla, o de sequía.

Esto me recuerda a un viejo cuento sufí:

Una noche, un hombre que regresaba a su casa encontró a un vecino debajo de una farola buscando algo afanosamente.
-¿Qué te ocurre?- preguntó el recién llegado.
-He perdido mi llave y no puedo entrar en casa- contestó este.
-Yo te ayudaré a buscarla-
Al cabo de un rato de buscar ambos concienzudamente por los alrededores de la farola,
el buen vecino preguntó:
-¿Estás seguro de haber perdido la llave aquí?-
-No, perdí la llave allí- contestó el aludido señalando hacia un oscuro rincón de la calle.
-Entonces ¿qué haces buscándola debajo de esta farola?-
-Es que aquí hay más luz-

Es complicado buscar en la oscuridad de nuestro ser, para encontrar el origen de nuestro dolor. Lo que hemos aprendido es buscarlo en el otro/a. Estamos acostumbrados/as a manejarnos, en el mensaje TÚ, e intentamos con todas nuestras fuerzas, razonar, explicar, exigir, luchar, etc…con nuestra pareja, para que deje de hacer aquello que me causa tanto sufrimiento. Pero, es en nuestro esquemas de relación dónde se encuentra la respuesta para entender  lo que está vivo en nosotros/as.

 

Todos tenemos esquemas de relación, son las lentes a través de la cuál vemos el mundo,organizamos nuestra experiencia e interpretamos los acontecimientos.

sin-estres

 

¿QUÉ SON LOS ESQUEMAS DE PAREJA?

Son la creencias básicas e historias que hemos construido sobre nosotros/as mismos/as y nuestras relaciones a lo largo de nuestra historia. Esos argumentos distorsionan nuestras percepciones y experiencias con otras personas y pueden desembocar en profecías que se cumplen a sí mismas. Se desarrollan en la infancia a partir de experiencias tempranas que tenemos con nuestra familia y nuestros iguales y continúan hasta perpetuarse en nuestras relaciones actuales. («texto sacado del libro Terapia de aceptación y compromiso para parejas. Avigail Lev-Matthew Mckay)

Por ejemplo, una persona con un esquema de abandono/inestabilidad, tendrá la creencia de que los demás son demasiado poco confiables. Temen que no pueden contar con los demás, que la gente es impredecible y que, al final, lo dejarán. Creen que es probable que sean abandonados, y que cualquier movimiento en falso podría conducir al término de la relación. Pueden ser atraídos por compañeros/as fríos y distantes.

Existen 10 esquemas de pareja, que sería útil que conocieras:

  1. Abandono/inestabilidad: creencia de que tu pareja no es de fiar y que se separará o te abondanará
  2. Desconfianza/abuso: la expectativa de que tu pareja te hará daño, abusará de ti o te desatenderá.
  3. Privación emocional: la expectativa de que no serán atendidas tus necesidades emocionales.
    • Privación de alimento: la ausencia de atención
    • Privación de empatía: ausencia de comprensión.
    • Privación de protección: ausencia de ayuda.
  4. Imperfección/vergüenza: la creencia de que, de alguna manera eres imperfecto, inferior o indigno de cariño.
  5. Aislamiento social/alienación: la creencia de que, no encajas, que no perteneces a nadie. El sentido de estar solo aun estando acompañado, de ser ignorado y no ser entendido.
  6. Dependencia: la creencia de que sería duro sobrevivir emocionalmente sin tu pareja y que no serías capaz de cuidar de ti mismo, de ti misma, fuera de la relación.
  7. Fracaso: la creencia de que fracasará en tus relaciones.
  8. Legitimación/grandiosidad: la creencia de que tu pareja deberías satisfacer tus necesidades, y que tú tienes derecho a esperar su apoyo constante.
  9. Autosacrificio/subyugación: La creencia de que siempre deberías anteponer las necesidades de tu pareja a las tuyas propias- ya sea porque las necesidades de tu pareja son más importantes o por miedo a su rechazo.
  10. Normas inalcanzables: la creencia de que tú y tu pareja debéis cumplir expectativas elevadas de logro-en la vida y en la relación-. Y si no se alcanzan esos niveles, tú o tu pareja estáis mal y merecéis la crítica.

*Parte de este texto esta copiado del libro de Aceptación y Compromiso para parejas. Avigail Lev-Mckay

Seguro que al leer esta lista, te ha resonado algún esquema. ¿Quieres saber cuáles son tus esquemas? , te invito a qué realices un cuestionario, para saber cuáles son tus esquemas de pareja. Con este cuestionario, podrás averiguar cuáles son tus esquemas predominantes dentro de tus relaciones. Realizálo y llamáme para saber los resultados.

Cuestionario de Esquemas de Pareja

 

 

 

9 comentarios en “Dolor y Amor, las dos caras de la misma moneda”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to Top